El director técnico de Sadim, Guillermo Laine, encontró el plano hace dos años en el Instituto Geológico y Minero de España y tras investigar su fecha y autor lo atribuye al ingeniero Fernando Casado de Torres. Una reproducción del plano original se puede ver en el Centro de Experiencias y Memoria Minera del Pozo Sotón

Un meticuloso mapa que dibuja el río Nalón desde Laviana hasta San Esteban de Pravia con las capas de carbón aflorando a la orilla del cauce es la joya cartográfica presentada por Sadim y Hunosa este jueves por ser un plano inédito de la navegabilidad del Nalón que a finales del siglo XVIII se proyectó con el objetivo de sacar el carbón de las cuencas en chalanas. El director técnico de Sadim, Guillermo Laine, fue quien encontró «hace dos o tres años» este documento cuando se daban los primeros pasos sobre el proyecto del Centro de Experiencias del Pozo Sotón. Su hallazgo en el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) le supuso toda una sorpresa, según ha confesado durante la presentación, y la curiosidad le llevó a iniciar una profunda investigación del mapa «de gran valor» histórico que aparece «sin autor ni fecha», datos que a día de hoy él puede dar tras un intenso trabajo. Así, Laine, fijándose en todo lo representado en el plano, ha llegado a la conclusión de que podría ser de 1794 y que su autor podría ser el ingeniero Fernando Casado de Torres. Además, teniendo en cuenta que en el entorno de 1970 se le encargó a Gaspar Melchor de Jovellanos un proyecto sobre la viabilidad de las minas de carbón, el director técnico de Sadim considera que el plano «pone en relación a estas dos personas».

Guillermo Laine señala que haber leído el libro de Luis Adaro Ruiz Datos y documentos para una historia minera e industrial de Asturias le dio la referencia de la importancia del hallazgo pues, según comentó, en dicha publicación se habla «de 197 planos sobre la navegabilidad del río Nalón de los que sólo 47 han sido localizados. El resto de planos no se sabe dónde están, y este es uno de ellos». El director técnico del Sadim ha explicado que para datar el documento ha tenido que fijarse en que en el mismo sí aparece el Horno de Sulfuración de Cok que estaba ubicado en la zona de Frieres y que se construyó entre 1792 y 1794 y que también fue diseñado por el mismo ingeniero Fernando Casado de Torres. Sin embargo, en el mapa no dibuja la Fábrica de Armas de Trubia, que es de 1795 «con lo que el plano tiene que ser de antes».

El representante de Sadim no descarta que donde encontró este plano «pueda haber más», y es que ha señalado que el Instituto Geológico y Minero de España «atesora toda la documentación sobre minería». Sin embargo, apostilla que este tipo de documentos aparecieron «en sitios donde no es lógico que estén», por lo que no considera fácil la labor de localizar todos los planos de los que habla Luis Adaro Ruiz en su libro. Aún así, comenta que se continuará «con la labor de investigación» que, en este caso, ha dotado al Centro de Experiencias y Memoria de la Minería del Pozo Sotón de una joya de la cartografía inédita. Eso sí, lo que podrán ver y contemplar los visitantes es una reproducción a la que se le buscará sitio en la sala de exposiciones de este equipamiento ya que el original ha quedado datado en el IGME.

Laine ha querido reiterar «la pieza clave y básica en el futuro de Asturias» que fue el carbón, que hizo navegable el río Nalón al llenarlo de chalanas, aunque ese proyecto «muere en 1803-1804», entre otras cosas, por lo mucho que costaba que esas chalanas remontaran el Nalón cauce arriba. En este sentido, el director técnico de Sadim ha recordando un estudio encargado en 1830 por la Dirección General de Minas, de la que estaba al frente Fausto Elhuyar, a un grupo de facultativos. Dice Laina que a modo anécdotico se hablaba en el libro de la navegabilidad del río Nalón y hay una frase que dice: «si se hubiera cogido la cota de inicio y la cota final se hubieran dado cuenta de que era imposible hacerlo navegable», aunque matiza que «con las tecnologías de aquella época» porque con las de hoy afirma que «sería fácil recular ese caudal».

En la presentación del mapa sobre la navegabilidad del río Nalón, que tenía lugar en el Centro de Experiencias y Memoria de la Minería del Pozo Sotón en la mañana de este jueves estuvieron presentes también el director de Fusba, empresa que gestiona el CEMM; Luis Adaro, empresario e investigador; y la presidenta del Grupo Hunosa, María Teresa Mallada. Justamente, Mallada quiso poner de relieve «el trabajo de investigación exhaustivo», un trabajo que en palabras de ella contribuye a cumplir uno de los objetivos de la empresa estatal como es dar a conocer la historia de la región. «Asturias tiene una historia digna de ser conocida en profundidad y me gustaría que desde este Centro de Experiencias pudiéramos aportar paulatinamente todo aquello que pueda hacer conocer a los asturianos y a quienes nos visitan lo que es nuestro patrimonio», manifestaba la presidenta de Hunosa, quien aprovechó el acto para reafirmar el compromiso de Hunosa con el patrimonio.

Fuente: La Voz de Asturias

Más información: