Niños de entre cuatro y doce años ponen fin hoy al campamento minero en el pozo Sotón

Uno de los participantes transporta carbón. / JUAN CARLOS ROMÁN

Hunosa acerca la mina a los niños. La hullera puso en marcha el lunes pasado el primer campamento minero en las instalaciones del pozo Sotón. Se trata de una aventura en la que participan una docena de niños con edades comprendidas entre los cuatro y los doce años y que finaliza hoy. La base de estos cinco días ha sido el Centro de Experiencias y Memoria de la Minería. Allí se han empapado de la cultura minera y han adquirido conocimientos básicos sobre la extracción de carbón a través de relatos adaptados y transmitidos por los monitores de la empresa EME (Espacio de Mediación y Educación). También han descubierto parte del material que se encuentra expuesto en este espacio e, incluso, han explorado en un cuarto oscuro la falta de luz que hay en el interior de un pozo.

Después, ya en el exterior, aplicaron dichos conocimientos con juegos. Así, transportaban carbón en pequeños trenes, construían un cuadro, jugaban a identificar los diferentes trabajos y tareas que se ejecutan en una mina tanto en el exterior como en el interior…

Pero también hubo tiempo para jugar y no faltaron las carreras de sacos, el escondite… La opinión fue unánime a la hora de valorar estos días: volverían a repetir la experiencia. Y coincidían también en la dureza del trabajo. Así lo explicaba Moisés Ríos, de ocho años, vecino de La Felguera: «Los mineros trabajan mucho, es muy duro picar carbón y entibar sin que se caiga el cuadro, 2da un poco de miedo que sea todo tan oscuro». Olaya Toribios, de once y natural de Laviana, apuntaba que «no tengo familia minera, pero aquí he aprendido muchas cosas que no sabía bien y no tenía del todo claras. ».

Fuente: El comercio

Más información: